Lineamientos para solicitudes de Asilo y Refugio

0
988

L

ineamientos para Atender Solicitudes de Asilo y Refugio.

El Siglo XX fue testigo de lamentables y violentos acontecimientos que obligaron a millones de personas a abandonar todo para proteger su vida y su seguridad, al carecer de la protección de los derechos fundamentales que todo Estado debe garantizar a sus ciudadanos.

Este Documento es descargable en su versión imprimible de pdf. 

El derecho internacional reconoció dos tipos de protección que un individuo puede solicitar a un Estado del que no es nacional, como consecuencia de situaciones que surjan en el territorio del Estado de su nacionalidad o en el que se ubica su residencia habitual, a saber: el reconocimiento de la condición de refugiado y el asilo. México, como país que se ha caracterizado por su tradición en materia de protección a refugiados y asilados a lo largo de su historia, se ha mostrado como un Estado incluyente y solidario, cuyas puertas han estado abiertas para quienes han tenido la necesidad de abandonar sus países de origen por diversos motivos. A nuestro país han llegado personas que han realizado importantes contribuciones a la cultura, a la educación, al desarrollo científico, etc., enriqueciendo con su pensamiento, trabajo y tradiciones a nuestra sociedad.

La reforma constitucional en materia de derechos humanos promulgada el 10 de junio de 2011, incorporó en el artículo 11 constitucional un segundo párrafo que a la letra dispone:

En caso de persecución, por motivos de orden político, toda persona tiene derecho de solicitar asilo; por causas de carácter humanitario se recibirá refugio. La ley regulará sus procedencias y excepciones.

Por lo que toca a la figura del “refugio”, el 27 de enero de 2011 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley sobre Refugiados y Protección Complementaria, y el 21 de febrero de 2012 se publicó su Reglamento. En cuanto a la figura del asilo, el 30 de octubre de 2014 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones, así como la denominación de la Ley sobre Refugiados y Protección

Complementaria; y se reforman y adicionan diversos artículos de la Ley de Migración, que tiene como principal objetivo regular esta figura. Los aspectos migratorios de ambas figuras (asilo y “refugio”) son regulados por la Ley de Migración y su Reglamento 2 .
Si bien ambos tipos de protección se refieren a individuos objeto de persecución, cada uno opera en distintas circunstancias y con connotaciones jurídicas diferentes en el derecho internacional. Por ello, resulta necesario contar con un procedimiento claro que, con apego a la normatividad nacional e internacional vigente, aplicable en materia de asilo y “refugio”, permitan a la Secretaría de Relaciones Exteriores, sus delegaciones foráneas, así como a las Embajadas de de los Estados Unidos Mexicanos acreditadas ante otros Estados, actuar ante solicitudes de asilo o, en su caso, de “refugio”. II.

GLOSARIO

Fundados temores:

Miedos de una persona por actos y hechos que den o hayan dado lugar a una persecución, y que por su naturaleza, carácter reiterado, o bien, por una acumulación de acciones por parte de un tercero, ponen o podrían poner en riesgo la vida, la libertad o la seguridad de esa persona.

Perfil público:

Se refiere al alto nivel –político y/o público- en que una persona es conocida en su país de origen por las actividades –políticas y/o públicas- que realiza. En la mayoría de los casos, se refiere a funcionarios gubernamentales de alto rango, como podrían ser Jefes de Estado o de Gobierno, miembros del gabinete, etc.

País de origen:

El país de nacionalidad o de residencia habitual del solicitante de la condición de refugiado, del solicitante de asilo o asilado, así como del extranjero al que se le otorgue protección complementaria. Representación: Las Embajadas de los Estados Unidos Mexicanos en el exterior, en los términos de la Ley del Servicio Exterior 3 .

LISTA DE ABREVIATURAS

CJA: Consultoría Jurídica de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
DGASJ: Dirección General de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
DGDHD: Dirección General de Derechos Humanos y Democracia de la Secretaría de Relaciones Exteriores. DGD elegaciones: Dirección General de Delegaciones de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
DOF: Diario Oficial de la Federación.
DGONU: Dirección General para la Organización de las Naciones Unidas de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
DGSC: Dirección General de Servicios Consulares de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
COMAR: Coordinación General de la Comisión de Ayuda a Refugiados de la Secretaría de Gobernación. INM: Instituto Nacional de Migración.
LRPCAP: Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político. UAP: Unidades Administrativas Políticas de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
SEGOB: Secretaría de Gobernación. SRE: Secretaría de Relaciones Exteriores.

MARCO JURÍDICO

  1. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos;
  2. LRPCAP y su Reglamento; Exterior Mexicano”, es decir, las embajadas, misiones permanentes y oficinas consulares; sin embargo, este aspecto habrá de ser acotado en el Reglamento, en virtud de las atribuciones propias de las Embajadas y lo dispuesto en el derecho internacional en materia de asilo.
  3. Ley de Migración y su Reglamento;
  4. Ley del Servicio Exterior Mexicano;
  5. Convención sobre Asilo, adoptada en La Habana, Cuba, el 20 de febrero de 1928;
    Convención sobre Asilo Político, adoptada en Montevideo, Uruguay, el 26 de diciembre de 1933;
  6. Convención sobre Asilo Diplomático, adoptada en Caracas, Venezuela, el 28 de marzo de 1954;
  7. Convención sobre Asilo Territorial, adoptada en Caracas, Venezuela, el 28 de marzo de 1954;
  8. Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, adoptada en Ginebra, Suiza, el 28 de julio de 1951;
  9. Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados, adoptado en Nueva York, el 31 de enero de 1967, y Declaración de Cartagena, adoptada por el “Coloquio Sobre la Protección Internacional de los Refugiados en América Central, México y Panamá: Problemas Jurídicos y Humanitarios”, celebrado en Cartagena, Colombia, del 19 al 22 de noviembre de 1984.

TIPOS DE PROTECCIÓN

CONDICIÓN DE REFUGIADO

La condición de refugiado (o “refugio”, como lo conocemos comúnmente), es una figura ampliamente reconocida a nivel mundial. Se encuentra regulada de manera específica por la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados 4 , adoptada en Ginebra, Suiza, el 28 de julio de 1951, y su Protocolo5 , adoptado en Nueva York, el 31 de enero de 1967.

De conformidad con tales instrumentos, un refugiado es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él”.

145 Estados son Parte de la Convención, incluido México (fecha de depósito del instrumento de adhesión: 7 de junio de 2000; y de publicación del Decreto de Promulgación en el DOF: 25 de agosto de 2000). 5 El Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados cuenta con 146 Estados Parte, incluido México (depositó su instrumento de adhesión en la misma fecha que el de la Convención. El Decreto de Promulgación se publicó en el DOF el 25 de agosto de 2000).

De esta definición se desprenden ciertos elementos esenciales que deben concurrir para que se reconozca la condición de refugiado a una persona:

  1. que la persona no se encuentre en su país de origen;
  2. que la causa de la salida del país de origen atienda a temores fundados de ser perseguida;
  3. que los motivos de la persecución sean raciales, religiosos, derivados de la nacionalidad, de la pertenencia a un grupo social o de sus opiniones políticas, y
  4. que la persona no pueda o no quiera acogerse a la protección de su país de origen a causa de los temores fundados. El concepto de refugiado ha sido ampliado por la Declaración de Cartagena 6 , al señalar que también tienen derecho a que se les reconozca esta condición

“[…] las personas que han huido de sus países porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos, la violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público.”

Legislación nacional aplicable

La LRPCAP y su Reglamento tienen por objeto regular el reconocimiento de la condición de refugiado y el otorgamiento de asilo político y protección complementaria por parte del Estado mexicano, así como establecer las bases para la atención y asistencia a los refugiados y asilados que se encuentran en territorio nacional, con la finalidad de garantizar el pleno respeto a sus derechos humanos7 . El reconocimiento de la condición de refugiado, conforme a la LRPCAP, es una atribución que compete exclusivamente a la SEGOB -a través de la COMAR-, con insumos de la SRE, retomando el concepto de refugiado reconocido por la Convención, su Protocolo y la Declaración de Cartagena.
o Conforme a la LRPCAP: Solicitante de la condición de refugiado es

“El extranjero que solicita a la [SEGOB] el reconocimiento de la condición de refugiado, independientemente de su situación migratoria” .

“Todo extranjero que se encuentre en territorio nacional tiene derecho a solicitar, por sí, por su representante legal o por interpósita persona el reconocimiento de la condición de refugiado” ;

Esta condición se reconocerá a todo extranjero que, encontrándose en territorio nacional, se ubique bajo alguno de los supuestos siguientes 10:

  1. “Que debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, género, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que, careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos, fuera del país donde antes tuviera residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él”;
  2. “Que ha huido de su país de origen, porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por violencia generalizada, agresión extranjera, conflictos internos, violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público”, y
  3. “Que debido a circunstancias que hayan surgido en su país de origen o como resultado de actividades realizadas, durante su estancia en territorio nacional, tenga fundados temores de ser perseguido por motivos raza, religión, nacionalidad, género, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, o su vida, seguridad o libertad pudieran ser amenazadas por violencia generalizada, agresión extranjera, conflictos internos, violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público”. Es decir, la LRPCAP reconoce el derecho de todo extranjero a solicitar el reconocimiento de la condición de refugiado cuando concurran los siguientes elementos:
  4. que el solicitante se encuentre en territorio nacional;
  5. que haya salido de su país de origen debido a temores fundados de ser perseguido;
  6. que los motivos de la persecución sean raciales, religiosos, derivados de la nacionalidad, de su género, de la pertenencia a un grupo social o de sus opiniones políticas; o derivados de la violencia generalizada, agresión, conflictos internos, violación masiva de derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público, y
  7. que el solicitante no pueda o no quiera acogerse a la protección de su país de origen a causa del temor fundado.

Como se puede observar, la LRPCAP retoma como motivos de persecución los contenidos en los instrumentos internacionales, agregando aquél derivado del género de la persona extranjera.

La LRPCAP establece el procedimiento por el cual un extranjero puede solicitar ser reconocido como refugiado en México. A este respecto, el extranjero deberá:

  1. presentar por escrito su solicitud ante SEGOB dentro de los 30 días hábiles siguientes a aquél en que ingresó al país 11, y
  2. aportar toda la información que permita sustentar su solicitud 12;

Por su parte, SEGOB:

  1. expedirá a cada solicitante una constancia de trámite;
  2. para llevar a cabo el análisis respectivo de los méritos de la solicitud, “solicitará la opinión sobre las condiciones prevalecientes en el país de origen del solicitante a la Secretaría de Relaciones Exteriores […]. Dicha opinión deberá emitirse dentro de los quince días hábiles siguientes, contados a partir del siguiente al que se recibió la misma; si transcurrido dicho plazo, la [SEGOB] no recibiese la opinión solicitada, se entenderá que no existe opinión o información alguna sobre el particular” 14;
  3. emitirá, en cada caso, una resolución escrita, fundada y motivada dentro de los 45 días hábiles siguientes a la fecha de presentación de la solicitud; 11 Artículo 18. 12 Artículo 23. 13 Artículo 22. 14 Artículo 24.
  4. una vez reconocida la condición de refugiado 15, expedirá el documento migratorio correspondiente que acredite su legal estancia.

Como se señaló, para que SEGOB esté en posibilidad de llevar a cabo el análisis respectivo de los méritos de cada solicitud, requiere de la opinión de la SRE sobre las condiciones prevalecientes en el país de origen del solicitante. Para ello, la COMAR deberá proporcionar a la SRE, en cada caso, la siguiente información:

  1. nombre del solicitante;
  2. país de origen;
  3. motivos de persecución alegados, y
  4. agente de persecución alegado.

En ese sentido, la participación de la SRE en el reconocimiento de la condición de refugiado se limita exclusivamente a proporcionar información respecto de las circunstancias en el país de origen que hubieren motivado la solicitud y no/no sobre la procedencia o el reconocimiento de la condición de refugiado.

Por ello, la información que proporcione la SRE debe ser veraz, objetiva y suficiente para que SEGOB cuente con los elementos necesarios que le permitan confirmar o no la información proporcionada por el solicitante18 y tomar una decisión caso por caso.
o La LRPCAP establece las causales por las que no se reconocerá la condición de refugiado cuando los siguientes actos hayan sido cometidos
o, si son cometidos con posterioridad al reconocimiento de la condición de refugiado, éste podrá revocarse20:

  1. que haya cometido un delito contra la paz, genocidio, crímenes de lesa humanidad o de guerra;
  2. que haya cometido fuera de territorio nacional y antes de su internación, un delito calificado como grave,
  3. que haya cometido actos contrarios a las finalidades y principios de las Naciones Unidas. o La condición de refugiado cesará 21 cuando éste:
  1. se ha acogido voluntariamente a la protección del país de su nacionalidad;
  2. habiendo perdido su nacionalidad, la recobre voluntariamente;
  3. adquiera una nueva nacionalidad y se acoja a la protección del país de su nueva nacionalidad;
  4. han desaparecido las circunstancias por las que se le reconoció la condición de refugiado en el país de su nacionalidad, o
  5. cuando sin tener nacionalidad, han desaparecido las circunstancias por las que se le reconoció la condición de refugiado en el país donde tenía su residencia habitual.

La condición de refugiado podrá cancelarse 22 cuando existan pruebas fehacientes de que el solicitante ocultó

Falseó la información proporcionada en su solicitud.

En la cesación, cancelación y revocación, SEGOB deberá emitir resolución fundada y motivada dentro de los 45 días hábiles contados a partir de aquél en que se inicie el procedimiento respectivo 23 .

Se prevé la posibilidad de que el solicitante presente un recurso de revisión respecto de la resolución emitida por SEGOB, que deberá ser presentado dentro de los 15 días hábiles posteriores a la notificación 24 .

La LRPCAP prevé también la posibilidad de que el refugiado solicite, en cualquier momento, se suspenda su condición, para lo cual deberá dar aviso a la SEGOB 25. De igual forma, en caso de que un refugiado abandone el territorio nacional y solicite el reconocimiento de la condición de refugiado, otorgamiento de una condición similar o la residencia permanente en otro país, la Ley faculta a SEGOB para suspender la condición de refugiado. Esta condición podrá ser reactivada 26 .

Para el caso de extranjeros reconocidos como refugiados en otro país y que intenten internarse como refugiados en territorio nacional, SEGOB podrá autorizar su internación siempre que se compruebe que no gozaban de protección efectiva en dicho país. Para ello, la COMAR analizará, caso por caso, emitiendo un dictamen respecto de si el extranjero contaba o no con protección efectiva.

SEGOB emitirá una resolución fundada y motivada que deberá ser notificada por escrito al extranjero. Se prevé también la posibilidad de interponer un recurso de revisión, en los mismos términos que para el caso de cesación, cancelación o revocación 29 .

En caso de presentarse una solicitud de extradición de un solicitante del reconocimiento de la condición de refugiado o de un refugiado, la LRPCAP establece que la SRE deberá informar a la SEGOB en un plazo no mayor a 5 días hábiles, a fin de que ésta última emita una opinión respecto de si la solicitud de extradición es acorde o no con la salvaguarda del principio de no devolución 30 . Para cumplir con dicha disposición, SEGOB remite semanalmente a la SRE dos listados, uno sobre los solicitantes del reconocimiento de la condición de refugiado, y otro sobre los refugiados reconocidos y extranjeros a los que se les otorgó protección complementaria. Tales listados incluyen la información siguiente:

  1. nombre;
  2. nacionalidad;
  3. edad;
  4. sexo, y
  5. en su caso, los motivos del reconocimiento de la condición de refugiado u otorgamiento de protección complementaria.

Protección Complementaria

La LRPCAP regula también la figura de la Protección Complementaria, entendiéndose ésta como la protección que el Estado mexicano otorga, por conducto de SEGOB, al extranjero que no habiendo sido reconocido como refugiado, no puede ser devuelto al territorio de otro país en donde su vida se vería amenazada o se encontraría en peligro de ser sometido a tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes (nonrefoulement o no devolución, norma de ius cogens reconocida, entre otros, en la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados (Art. 33.1), en la Convención Americana sobre Derechos Humanos 34 y en la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (Art. 3)35).

Para la determinación del otorgamiento de protección complementaria, SEGOB considerará también la opinión de la SRE sobre las condiciones prevalecientes en el país de origen 36 .

En este caso, resultan aplicables las mismas causales para negar la protección que para el reconocimiento de la condición de refugiado 37 .

El extranjero que recibe protección complementaria puede solicitar la suspensión de su protección, en cualquier momento, debiendo dar aviso a SEGOB 38 . Asimismo, en caso de que abandone el territorio nacional y solicite el otorgamiento de una condición similar o la residencia permanente en otro país, la LRPCAP faculta a SEGOB para suspender la protección otorgada, misma que podrá ser reactivada 39 . Tanto en el reconocimiento de la condición de refugiado como en el otorgamiento de protección complementaria, se tomará en cuenta, como criterio prioritario, el derecho a la unidad familiar 40 .

ASILO

Constantemente las figuras de asilo y refugio son confundidas, tanto en el ámbito interno como en el internacional, a pesar de sus diferencias sustantivas.

El asilo es una facultad discrecional del Estado para admitir a un extranjero en su territorio y actuar como su protector, al considerar que el individuo, debido a su perfil público, es objeto de persecución política.

De conformidad con el derecho internacional, cualquier persona, sea cual fuere su nacionalidad, puede solicitar asilo 41:

  1. La Declaración Universal de los Derechos Humanos 42 dispone en su artículo 14: “1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.
  2. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.”
  3. La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre 43 se refiere, en su artículo XXVII, al derecho de asilo en los siguientes términos: “Toda persona tiene el derecho de buscar y recibir asilo en territorio extranjero, en caso de persecución que no sea motivada por delitos de derecho común y de acuerdo con la legislación de cada país y con los convenios internacionales.”

Lo anterior es retomado por la Convención Americana sobre Derechos Humanos 44, en cuyo artículo 22.7 dispone: “Toda persona tiene el derecho de buscar y recibir asilo en territorio extranjero en caso de persecución por delitos políticos o comunes conexos con los políticos y de acuerdo con la legislación de cada Estado y los convenios internacionales.” América Latina es una región pionera en la institución del asilo 45. Ello, como resultado de los conflictos que tuvieron lugar en distintos Estados latinoamericanos a lo largo del Siglo XX. En esta región se han suscrito los únicos tratados internacionales en la materia y de los cuales México es Parte 46:

    1. Convención sobre Asilo 47, adoptada en La Habana, Cuba, el 20 de febrero de 192848;
    2. Convención sobre Asilo Político, adoptada en Montevideo, Uruguay, el 26 de diciembre de 193349;
    3. Convención sobre Asilo Diplomático, adoptada en Caracas, Venezuela, el 28 de marzo de 195450, y
    4. Convención sobre Asilo Territorial, adoptada en Caracas, Venezuela, el 28 de marzo de 195451 .
    5. Conforme a lo dispuesto en tales instrumentos, se observa lo siguiente:

Tipos de asilo

Asilo diplomático:

Puede ser solicitado por el individuo en la sede de una Embajada 52, y asilo territorial: la persona perseguida se interna en el territorio de un Estado diferente al del país de origen y solicita la protección de aquél.

Carácter discrecional del otorgamiento de asilo:

El otorgamiento o negativa de conceder asilo es una facultad discrecional del Estado para admitir o no a una persona en su territorio y actuar como su protector. Al tratarse de una facultad discrecional del Estado que se da dentro del ejercicio de su soberanía, éste no/no se encuentra obligado a concederlo ni a declarar las razones por las que lo concede o lo niega, toda vez que es un acto de política exterior.

De conformidad con el Artículo II de la Convención sobre Asilo Diplomático

“[t]odo Estado tiene derecho de conceder asilo, pero no está obligado a otorgarlo ni a declarar por qué lo niega”.

Motivos para conceder asilo:

El asilo únicamente se concede cuando concurren simultáneamente los siguientes supuestos: Las causas que motivan la persecución del individuo que lo solicita son eminentemente de índole político directamente relacionadas con el perfil público de la persona (creencias, opiniones o filiación política), incluyendo delitos políticos (o actos que puedan ser considerados como delitos políticos) y delitos comunes cometidos con fines políticos53, que hagan peligrar su vida, libertad o integridad personal. La Convención sobre Asilo Territorial reconoce como sujetos de delitos políticos a las “personas perseguidas por sus creencias, opiniones o filiación política o por actos que puedan ser considerados como delitos políticos” 54 . La calificación de la naturaleza del delito o los motivos de persecución es competencia exclusiva del Estado asilante55, sin que tenga que ofrecer explicaciones.

En casos de urgencia 56, es decir, cuando resulta indudable que el individuo se encuentra en peligro inminente de ser privado de su vida o de su libertad por virtud de la persecución política y no pueda ponerse a salvo de alguna otra forma. – Corresponde al Estado asilante determinar si se trata o no de un caso de urgencia 57, sin que tenga que ofrecer explicación alguna. – Según lo dispuesto por la Convención sobre Asilo Diplomático

“Se entienden como casos de urgencia, entre otros, aquellos en que el individuo sea perseguido por personas o multitudes que hayan escapado al control de las autoridades, o por las autoridades mismas, así como cuando se encuentre en peligro de ser privado de su vida o de su libertad por razones de persecución política y no pueda, sin riesgo, ponerse de otra manera en seguridad.”

Por el tiempo estrictamente indispensable para que el asilado salga del país de origen con las seguridades necesarias

“a fin de que no peligre su vida, su libertad o su integridad personal. Para que se ponga de otra manera en seguridad al asilado” .

Causas de denegación del asilo:

Es preciso señalar que el asilo no puede ser concedido a personas respecto de las cuales existan serios indicios para considerar que han cometido crímenes internacionales, tales como crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra, genocidio y crímenes contra la paz 59 .

En ese sentido, la Declaración sobre Asilo Territorial adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante Resolución 2312 (XXII) del 14 de diciembre de 1967, dispone en su Artículo 1.2 que

“No podrá invocar el derecho de buscar asilo, o de disfrutar de éste ninguna persona respecto de la cual existan motivos fundados para considerar que ha cometido un delito contra la paz, un delito de guerra o un delito contra la humanidad, de los definidos en los instrumentos internacionales.”

Asimismo, conforme a la Convención Interamericana contra el Terrorismo 60 “[c]ada Estado Parte adoptará las medidas que corresponda, de conformidad con las disposiciones pertinentes del derecho interno e internacional, a fin de asegurar que el asilo no se otorgue a las personas respecto de las cuales haya motivos fundados para considerar que han cometido un delito establecido en los instrumentos internacionales enumerados en el artículo 2 de esta Convención” (art. 13). Por ello, algunos Estados, como Perú , han incluido expresamente entre las causales para denegar el asilo el delito de terrorismo.

Acciones con el Estado territorial:

Respecto de la calificación de los motivos, el Estado asilante tomará en cuenta la información que el Estado territorial ofrezca como elementos adicionales para normar su criterio sobre la naturaleza del delito o de la existencia de delitos comunes conexos 62 .

El Estado territorial respetará la decisión que al respecto adopte el Estado asilante 63 .
“El agente diplomático […] después de concedido el asilo, y a la mayor brevedad posible, lo comunicará al Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado territorial” 64 .

“Otorgado el asilo, el Estado asilante puede pedir la salida del asilado para territorio extranjero, y el Estado territorial está obligado a dar inmediatamente, salvo caso de fuerza mayor, las garantías [necesarias a fin de evitar que peligre la vida, la libertad o integridad del asilado 65] y el correspondiente salvoconducto” .

El otorgamiento de asilo, al tratarse del ejercicio de una facultad soberana, no constituye un acto hostil, por lo que no se entiende como una actitud intervencionista por parte del Estado asilante en los asuntos internos del Estado territorial.

A este respecto, la Declaración sobre el Asilo Territorial dispone en su párrafo preambular 4 que el otorgamiento por un Estado de asilo “es un acto pacífico y humanitario y que, como tal, no puede ser considerado inamistoso por ningún otro Estado”. Asimismo, “[e]l asilo concedido por un Estado, en el ejercicio de su soberanía, […], deberá ser respetado por todos los demás Estados” (Artículo 1.1 de la Declaración).

En virtud de lo anterior, es preciso señalar que el asilo no debe, bajo ninguna circunstancia, sugerirse o estimularse, toda vez que ello sí podría interpretarse como una intervención en los asuntos internos de otros Estados.

De conformidad con las Convenciones, el Estado asilante goza de absoluta libertad para otorgar asilo y admitir en “su territorio a las personas que juzgue conveniente, sin que por el ejercicio de este derecho ningún otro Estado pueda hacer reclamo alguno” 67 .

Legislación nacional aplicable o La figura de asilo se encuentra contenida en el artículo 11 de nuestra Carta Magna (“En caso de persecución, por motivos de orden político, toda persona tiene derecho de solicitar asilo;”).

Como se señaló, la LRPCAP tiene por objeto, entre otros, regular el otorgamiento de asilo político, así como establecer las bases para la atención y asistencia a los asilados que se encuentran en territorio nacional, con la finalidad de garantizar el pleno respeto a sus derechos humanos 68 .

Conforme a la Ley, el asilo o asilo político es la “protección que el Estado mexicano otorga a un extranjero considerado perseguido por motivos o delitos de carácter político o por aquellos delitos del fuero común que tengan conexión con motivos políticos, cuya vida, libertad o seguridad se encuentre en peligro” 69 . Asimismo, asilado es el extranjero que recibe la protección del Estado mexicano al encontrarse “en peligro su vida, su libertad o seguridad por ideas o actividades políticas directamente relacionadas con su perfil público y [que] carezca de la protección de su país”  .

Tal como se establece en los instrumentos internacionales, la LRPCAP reconoce que el asilo puede ser solicitado “por vía diplomática o territorial”.

En caso de asilo diplomático, el solicitante deberá presentarse físicamente en la Representación para presentar por escrito su solicitud -o de manera verbal, de no poder presentarla por escrito-, proporcionando para tal efecto:

      1. sus datos de identificación, y
      2. los motivos y demás elementos de que disponga que le permitan sustentar su solicitud de asilo.

Cabe señalar que las Representaciones únicamente recibirán solicitudes de asilo de los nacionales de aquellos países ante los que se encuentren acreditadas 71. Las solicitudes serán remitidas a la SRE, a fin de que sea ésta la que decida sobre la concesión o no del asilo.

Para el caso de asilo territorial, el solicitante deberá presentarse físicamente en la sede de la SRE.

En sus delegaciones localizadas fuera de la Ciudad de México, para presentar por escrito su solicitud – o de manera verbal, de no poder presentarla por escrito-, proporcionando los mismos datos que en el caso de asilo diplomático.

La decisión sobre la concesión o no del asilo corresponde exclusivamente a la SRE, para lo cual tomará en cuenta la opinión de la SEGOB .

La LRPCAP otorga a la SRE la facultad para retirar el otorgamiento de asilo en los siguientes casos:

      1. si se acredita que el asilado ocultó o falseó la información proporcionada;
      2. por realizar actos en territorio nacional que constituyan un riesgo o amenaza para la seguridad nacional;
      3. cuando existan razones fundadas para considerar que el asilado ha cometido un crimen contra la paz, genocidio, crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra o el delito de terrorismo,
      4. cuando desaparezcan las circunstancias que motivaron su otorgamiento.

Se prevé también la posibilidad de que los asilados renuncien a la protección que les fue otorgada, para lo cual deberán dar aviso por escrito a la SRE, la que informará lo conducente a la SEGOB .

En caso de que un asilado solicite la protección o residencia permanente en otro país, se entenderá que renuncia a la protección que el Estado mexicano le otorgó. La SRE realizará las acciones necesarias para dar por terminados los efectos de su condición de estancia en territorio nacional.

De presentarse una solicitud de extradición de un asilado, la SRE incluirá esta condición como un elemento al considerar la referida solicitud.

La LRPCAP prevé diversas obligaciones tanto para la SRE como para la SEGOB en materia de asilo. A la SRE76 le corresponde:

      1. orientar a los solicitantes de asilo y asilados sobre sus derechos y obligaciones;
      2. llevar un registro actualizado de los solicitantes de asilo y asilados, y
      3. resolver sobre el retiro y la renuncia de asilo. A la SEGOB le compete: a) de manera conjunta con la SRE, promover y coordinar acciones públicas, estrategias y programas orientados a la protección y asistencia de asilados;
      4. en coordinación con la SRE y demás autoridades competentes, promover soluciones a la problemática que enfrentan los asilados durante su estancia en territorio nacional; c) en coordinación con la SRE, formular, coordinar, dar seguimiento, evaluar y difundir criterios y programas encaminados a la atención de asilados;
      5. establecer las bases y los procedimientos de coordinación entre las dependencias y entidades de los 3 órdenes de gobierno, que participen en la atención a asilados;
      6. a tender a los asilados con pleno respeto a sus derechos humanos;
      7. adoptar las medidas a su alcance para que los asilados no sean objeto de discriminación motivada por origen étnico o nacional, género, edad, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, embarazo, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquiera otra que tenga por objeto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de sus derechos, y
      8. en coordinación con la SRE, adoptar todas las medidas necesarias para brindar asistencia institucional a los asilados.

CONFIDENCIALIDAD

Para garantizar la protección que otorga el derecho internacional, la información relacionada con los solicitantes del reconocimiento de la condición de refugiado y asilo, los refugiados y asilados, así como con los extranjeros que reciban protección complementaria, tiene carácter confidencial, con fundamento en los artículos 5, fracción VI, 10, 23 y 60 de la LRPCAP, así como 28 y 29 de su Reglamento.

DIFERENCIAS ENTRE ASILO Y REFUGIO

  1. Asilo es una facultad discrecional del Estado. Su concesión constituye un acto de política exterior. Refugio: Es un derecho humano.
  2. En el Asilo no existe un procedimiento universal para su concesión. El procedimiento se ha derivado de la práctica regional y los aspectos generales contenidos en los instrumentos convencionales regionales.  En el refugio el procedimiento de reconocimiento se lleva a cabo conforme a estándares reconocidos internacionalmente.
  3. Los motivos en el Asilo está  de persecución como delitos políticos, o – delitos comunes con fines políticos. Mientras que en Refugio los motivos de la persecución está; el racismo, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social. Opiniones se refiere a las políticas, género, conforme a la LRPCAP;  Violencia generalizada, agresión extranjera, conflictos internos, violación masiva de los derechos humanos. Otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público.
  4. El Asilo se concede sólo en casos de urgencia, es decir, cuando el individuo efectivamente es perseguido y su vida, libertad o seguridad se encuentre en peligro. Y en el refugio se reconoce la condición de refugiado cuando existen temores fundados de persecución.
  5. En el Asilo el individuo puede o no estar en territorio del Estado asilante para solicitarlo.
    Y en el refugio, el individuo necesariamente debe encontrarse en el territorio del
    Estado que habría de reconocer la condición de refugiado.
  6. Asílo por tratarse de un acto de política exterior, corresponde a la SRE su concesión. Mientras que en el refugio es competencia de SEGOB determinar si lo reconoce o no.
  7. Al conceder el asilo se debe informar de inmediato al país de origen. Entretanto, en el refugio una vez presentada la solicitud de reconocimiento no se podrá proporcionar información alguna al país de origen.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here